lunes, 21 de septiembre de 2015

90 Flowers Power




¡Síiiiiiiii! ¡Llegóooo!!! ¡Acá estáaaa!!!




¡FELIZ DÍA DE LA PRIMAVERA!


Las primeras flores que tejí en mi vida :) Y Tunita ♥


Amo septiembre y esta es mi estación favorita, así que para festejarla ¿qué mejor que un desafío? ¿les copa? Les cuento:

Con mi amiga Sole de Ishtar - Accesorios tejidosse nos ocurrió tejer una flor por cada día de la primavera como una forma de conectarnos durante ese ratito con nuestro deseo más grande y urgente (cada una tendrá el suyo).

Creemos que si en ese rato de estar tejiendo la flor ponemos nuestra mente en lo que queremos lograr, le vamos a estar dedicando mucha energía creadora a nuestros sueños... Y en el verano ya le habremos dedicado 90 ratitos, 90 flores, 90 pensamientos a eso que más queremos lograr... Sí, nos copa un toque la fe poética, el pensamiento mágico, etc, etc... ñ_ñ






Así que después de decir ¡HAGAMOS! se nos ocurrió que quizás a ustedes les podría interesar también hacer la prueba... y que para cuando llegue el verano podamos ver qué cambios se generaron en nosotras con una rutina tan simple y linda como tejer una flor por día... ¿Qué opinan? 

Yo arranqué y arranqué con esta flor que encontré en mi colección de Pinterest y que me encantó:




Les dejo el link con el patrón, por si alguna quiere hacerla, pero sean libres de tejer las flores que más les gusten!! No se olviden: UNA POR DÍA POR 90 DÍAS ^_^ Y si quieren publicarlas, las invitamos a usar los hashtags #90flores #FlowerPower2015 así nos encontramos fácilllll!!!! 

Ya irán viendo las nuestras :D

Para quienes no lean inglés: 
-29 cadenas
-1 mp en cada cadena (28 mp)
-2 mp, 4 media varetas en primer mp, 1 punto raso en sig. punto, 5 media varetas en sig. punto, 1 punto raso en sig. punto. (2 pétalos)
-[5 varetas en sig. punto, 1 punto raso en sig. punto] x 5. (5 pétalos)
-[4 varetas dobles y 1 vareta en sig. punto, 1 punto raso en sig. punto] x 7. (7 pétalos)
-Enrollar la flor y coser ♥

#90flores #FlowerPower2015

sábado, 18 de abril de 2015

Abelito



Foto tomada de la web


A pesar de que hoy en día Abel Pintos es furor en Argentina y a pesar de que el 99 % de mis amigas lo ama, nunca lo había escuchado y confieso que me resistía un poco a escuchar algo de lo que el 99 % de mis amigas y conocidas hablaba con tanta pasión. En general me inclino por las cosas de las que habla el 1 % restante. Y cuando Nadita me escribió preguntándome si podía tejerle un Abelito, me dije que había llegado el momento de darle una oportunidad.

Fue un desafío mayor a los que ya tuve porque la característica Abel por excelencia está marcada en sus gestos, en su sonrisa, en sus ojos que sonríen. No era un muñeco al que podía personificar agregándole bigotes, pelo o una insignia; tenía que tejer un gesto para que fuera reconocible. Y la única vez que había intentado tejer un gesto, había terminado con una suerte de muñeca Chucky a la que no me animé a seguir ni a destejer y cuya cabeza anda por ahí, escondida en algún fondo de alguna caja.

Con ayuda de mi amiga Gabuchis, una de sus fans, que tiraba ánimos e ideas, reconfirmé que así como vemos algo en la cabeza es como lo terminamos creando, aunque haya mil variantes en el medio. Y así quedó, el gesto que yo había visto en un video y que me había llegado al fondo del alma:





Por falta de tiempo, por estar metida en otros proyectos y porque Nadita me tuvo demasiada paciencia, tejí medio Abel antes de fin de año. Al otro medio Abel lo tejí hace un par de semanas, mientras escuchaba una y otra vez la canción que más me gustó. Bueno, confieso: la canción que me enamoró de su voz y de su forma de cantar:




No me explicaba por qué todas estaban enamoradas hasta el punto de seguirlo por todo el país, recital tras recital, desde hace años. Ahora creo vislumbrar una pequeña gran razón: es imposible no caer rendida ante su dulzura, su simpatía y su cantar. Tiene magia. Dan ganas de abrazarlo y quedarse así, recargando batería. Dan ganas de ser su mamá, su hermana, su amiga, su fan, algo.

Así que hago público mi agradecimiento a la duenda Nadita por desafiarme así y por abrirme la puerta al mundo de esta voz hermosa y vibrante que cura el alma.

Si alguna lo necesita, les dejo el tratamiento completo:






Y ahora sí, mi humilde versión abelera ha quedado así:





Duenda Nadita con su Abelito




Yo con Abelito
Foto tomada de la web

Perdón, era esta la foto ^_^ jijijiji




Mucha alegría al anunciar que se viene un Mini Abel así...

Foto tomada de la web

              ...y un taller de personajes en el que ya varias dijeron que lo tejerían ;) ¡ANSIEDATT!



Esperamos (con el 99 % de mis amigas y conocidas abeleras y con el 1 % restante) que un día un Mini Abel llegue a sus brazos ¡¡y que nos abrace a todas por un buen rato!!


Si vivís en Argentina y querés encargar tu Abelito, CLIC ACÁ!
^_^


Gracias, Nadita ♥
Gracias, Abel ♥





martes, 17 de febrero de 2015

Alegría



Simja Dujov - ph: Yoni Benshlomo. NYC.


Dice que Simja significa alegría en hebreo y pienso que el nombre está más que bien escogido por varias cosas:


Porque con su base de cuarteto me lleva a su-mi tierra, a Córdoba, a la infancia y a todas esas fiestas a las que fui, de amigos, primos, compañeros... y a las mías. O a la época en la que Rodrigo se había puesto de moda en Buenos Aires y todo el mundo se enloquecía bailando cuarteto mientras ya mi Córdoba estaba tan lejos.



reencuentro estelar


También me recuerda a Gogol Bordello (de hecho, lo conocí en el 2012, cuando tocaron en Groove) y todo lo que suena a Gogol, ya lo saben, ¿no? a mí me alegra.


Además de que toda la historia que vengo a contar ha ocurrido así, de alegría en alegría, casi sin frenar.


Quizá mis palabras sobran y basta con escuchar esto para conocerlo, así luego les cuento el cuento:






Resulta que después de tejer a Muñeco Eugene y de ver el "me gusta" de Simja en alguna de las fotos que subí, se me ocurrió declararle que en algún momento lo tejería a él. Obviamente pasó el tiempo y colgué... Pero calculo que Muñeco Simja se moría por aparecer en escena porque empezó a hacer magias desde el más allá del mundo muñequil: 


Una noche escribí en la agenda de la semana: "Empezar Muñeco Simja" y al otro día, mientras esperaba el 55 que no llegaba más, Humano Simja apareció de la nada, como en las películas, caminando por la vereda de enfrente. Estuve a punto de cruzar, pero decidí que no era de lo más alegre interceptar gente en la calle al grito de "¡Hola, yo soy la que te va a tejer!". O sí. Pero entonces no me pareció. Le escribí más tarde confesando la verdad y acepté el reto de tejerlo para Reyes.

















Volví a colgar. Pasó fin de año. Pasaron los Reyes. Pasaron muchas cosas como sabrán quienes vienen leyendo por acá. Y un día recibo un "¿Y mi muñeco?" que me mató de culpa y de ternor. No puedo con mi luna en Libra: arranqué muñeco. Seguí muñeco. A cada progreso le mandaba la foto, temblando como si estuviera por rendir Latín I y II con cualquier profesor menos con mi profe Conde. Y ante cada foto más alegría recibía y más entusiasmo me agarraba (más o menos como cuando Conde me entregaba el parcial con un 10 rotundo).


Arrancando los dedos


Probando articulación

Probando boina

Camisa lista, bigote sin gomina


Despedida (por un momento pensé en quedármelo!)

Como hice con Eddie Vedder y, obvio, con Muñeco Eugene, tejí escuchando sus canciones y mirando sus videos y entrevistas, porque es mi forma de conectar con algo esencial que me ayude a lograr que el muñeco no sea un simple objeto y que se convierta en algo especial para mí y para el regalado. Después de todo, lo mejor del acto creativo es salir transformada e invitar a los demás a lo mismo. 

Se lo entregué en el Festival Advaita, confirmé que es como habla, canta y escribe: muy copado, muy cordobés, muy divertido.



Mini Simja y Big Simja - ph: Juan Camilo Castro


Where's Wally? - ph: Juan Camilo Castro


Bailé un montón y casi hago desmayo cuando apareció el muñeco en el escenario y me lo agradeció. No me lo esperaba y mi niña luna en libra sí que se desmayó. Yo me ligué una remera y me saqué una foto re flogger teen groupie fangirl con tattoo trucho, así (me gustaría aclarar que solamente soy teen, obvio. jojojo):






Por ahí no tenemos la oportunidad de conocer a nuestros músicos favoritos. Pero cuando la tenemos es de lo más lindo descubrir que esa persona que te musicaliza la vida, encima, tiene la mejor de las ondas. Ahora que lo pienso, nunca tuve en mi banda de sonido a un músico agreta. Quizá Beethoven, pero quién sabe si era taaaan agreta. Eso sí: no era taaaan alegre como esto:





En fin. Simja Dujov fue la banda de sonido de enero y febrero con todos los cambios que hubo y con todo el movimiento energético y físico a mi alrededor. 
Me hizo bailar cuando por ahí tenía ganas de sentarme en el piso enchastrado a llorar. 
Y me acompañó con su música mientras tejía los proyectos para los seminarios de este año, esos que me tienen algo alterada porque serán un gran cambio laboral y espiritual. 
A veces me pasó música para acompañar mientras pintaba. 


Soundtrack: Dancing with the moon - Balkan Beat Box
Otras veces compartió mis locuras en su página y yo me puse roja. 



Me dejó saber que Mini Simja estaba sano y salvo in situ, chocho.



ph: Simja Dujov

El otro día me publicitó en la radio y voló aguja, tejido, mate, todo: abajo de la mesa me escondí. No puedo estar más agradecida. O sí, puedo. Le tejí un muñeco a modo de agradecimiento por alegrar mis viajes en bondi y sigo recibiendo alegría gracias a ese mini él que anda de gira, pasándola bien.

También resulta que varias personas declararon querer su Mini Simja. No era mi idea tejer Simjas al por mayor, pero me entusiasmé con la idea de diseñar un mini mini tamaño pocket y una tarde difícil en la que los ánimos no estaban muy fiesteros, me dediqué a eso y adivinen qué pasó: oi oi oi! Sí. Se me pasó la morriña y se me ocurrió algo que aún no sé si me saldrá. Pero igual lo voy a intentar. Y ya se enterarán.



22 centímetros de música


Mini mini DJ


Musiqueando con Roma



Disfruté muchísimo con todo el proceso, el ida y vuelta, lo que aprendí, lo que supe resolver, lo que no, pero lo más lindo de todo, como siempre pasa, fue ver su sonrisa ante el muñeco. Me pasaba con los adultos que compraban Minions en la feria y me pasó cuando entregué a Eddie y a Luna Lovegood y me pasó a mí misma cuando terminé a mi Muñeco Eugene y lo vi y no lo pude creer. Es esa magia del niño interno que se despierta y brilla más allá de las máscaras de adultos, profesionales, artistas o lo que seamos. Eso vale por cada muñeco que tejo: La alegría de poder alegrar.



En Radio UBA - ph: Andrés Di Tella





¡Gracias, Simja! :)





     ♪



lunes, 9 de febrero de 2015

Reflejo



De repente miré la pared y me encontré con el reflejo de un espejito que tengo sobre la mesa. 
Como hace cinco años y medio alquilé el departamento amoblado pensando que pronto me iría (y seguí-sigo con la idea), nunca se me ocurrió decorar ni cambiar mucho el decorado ya existente. 

En esa pared colgaban un arco y una flecha. 

Nunca les presté atención.
Estaban ahí y más abajo estaba el piano, así que mi punto de vista los pasaba por alto.
Con el tiempo colgué de ellos pajaritos y corazones. Pero nunca se me dio por sacarlos y cuando hace unas semanas decidí pintar y descolgué ambos "adornos" sentí alivio. También sentí que eran de lo más absurdo, que ¿a quién se le ocurre adornar con un arco y una flecha un departamento urbano? Acepté que no tenían NADA que ver conmigo. Y que formaban parte de un momento de la historia que ya había pasado. Para mí, para ellos, para todos. Basta de resistir y guerrear y retener. ¿Arco y flecha? No way: Haya paz. 

Rasqueteé, lijé y cubrí de blanco toda la grasa emocional de los últimos cinco años míos, más la que ya venía, legado de los dueños del arco y de la flecha.

Ahora veo las paredes blancas, veo esa luz, reflejo de espejito y me da mucho vértigo; el vértigo del vacío, de la hoja en blanco, del punto de partida hacia el no se sabe dónde. Pero también, junto con el vértigo, siento entusiasmo, satisfacción y la felicidad que dan los cuadernos nuevitos, los puntos de partida hacia adelante, el olor a nuevo, el vacío necesario.

Como es arriba es abajo. Como es adentro es afuera.




  ♥

sábado, 24 de enero de 2015

Tejiendo enero



La agenda de la Seelva por Seelvana ♥ es súper escribible, disfrutable, un amorch!

Arrancó el 2015 más rápido de lo que esperaba y hoy, buscando unas fotos, me di cuenta de que ya tejí banda, o sea, bocha, o sea, un toco, o sea, ¡muchísimo! Créase o no, pero es cierto eso de que mientras más cosas hacemos, más cosas podemos hacer... En medio de las obras, el desorden, el polvo, los pinceles y las lijas, me las ingenié para tejer más de lo que tejería en estado normal de cosas.

En orden de llegada:

♥ Un Perez...


...oso! ♥



♥ Pajarito hermoso, con el patrón Bower bird de Attic24



♥ Corona de San Valentín, otro patrón de Attic24 ♥ 



♥ Tarrito abrigado ♥




♥ Patrón y Muñeca Anita ♥



♥ Muñeco Eugene contento ♥



♥ Patrón y Mini Muñeca Roma ♥ 





Y hay varias cosas en proceso, los work in progress (WIP's):


♥ Banderines granny ♥



♥ Cortina Arcoiris en punto red ♥



♥ Saco para mi amiga Geo ♥



♥ Muñeca cuadrada + Jacobines + tarritos (muchos) abrigados ♥



♥ Un muñeco re copado (como el muso) del que hablaré en el próximo post ♥



Creo no olvidarme de nada... No hay mucho texto hoy porque no me queda mucha cuerda luego de haber limpiado a fondo la cocina, preparando el terreno (¡pintado!) para redecorar ^_^ 

Voy súper lento con todo, pero el otro día leí sobre la importancia de hacer las cosas al propio ritmo... Bien, no me acuerdo qué leí exactamente, pero me quedó eso: que era mi deber escuchar el tiempo interno para hacer las cosas. Y me las tomo con calma, como verán (hace más de un mes que estoy con el tema pintura), sin hacerme drama. Lo importante es que cada cosa que sigue me hace pensar: ¡¡Wiiiiiiiiiiiiiiiiii!!! 

Gracias por pasar, por leer, por acompañarme y decirme siempre cosas tan lindas que me pongo bordó... ¡Cariños por mayor (y menor)!


Cori



  ♥







miércoles, 7 de enero de 2015

En obras


Hoy fue un día muy especial porque fue un día de furia y a decir verdad... Hace mucho que no tengo días muy especiales. También hace mucho que dejé de quejarme en las redes sociales, porque leer quejas me desagrada y aburre y porque, aparte de no querer repetir algo que me desagrada y aburre, aprendí a no quejarme tanto, a encontrarle el lado positivo a lo que parece negativo. Por eso menciono que fue un día especial: sólo para decir que gracias a la furia tuve toda una tarde de soliloquio mental conmigo misma y descubrí varias cosas.

Digamos que hoy fue evidente el haber subido un escaloncito más en este aprendizaje que es la vida.




Algunos sabrán que, desde hace unas semanas, estoy decidida a pintar mi casa. Primero me dije que empezaría por algo pequeño, como las ventanas y los marcos, así que agarré el removedor de pintura, unas espátulas y chau pintura vieja. Hola blanco. Pinté las ventanas y se me ocurrió que podía seguir pintando las paredes del living.

Aprendí a rasquetear, a lijar, a enduir, a fijar, a limpiar todo, dominar el polvo, las lijas, los tarugos machacados, los agujeros, el nefasto empapelado y a calcular cuánto tiempo lleva cada cosa (que es muuuy diferente al tiempo que suelo estimar).




Aprendí a tolerar el polvo, los manchones de enduido, el desorden general y el no encontrar nada porque todo ha pasado a estar en el último rincón esperable del cuarto.

Aprendí a aceptar. A aceptar que no siempre estamos cómodas en este camino y que muchas veces se nos secan los pies por el polvo y nos lastimamos con algunas espinas o nos duele todo el cuerpo y que por ahí tenemos ganas de estar en el quinto pino tomando mate y tejiendo en vez de estar lidiando con el caos que nosotras mismas generamos. Porque sí... Porque se nos ocurrió que queríamos un living blanco de pé a pá.

Aprendí a trabajar en equipo, cuando venían mi hermano o mi amiga, o ambos, a darme una gloriosa mano que aceleraba el proceso.

Aprendí a trabajar sola, cuando no pudo venir nadie y una parte mía pensaba "los espero" mientras la otra pensaba: "tengo que poder sola". Y pude. Pude tantas veces que me asombré. Fue un poco más lento todo, pero valió tanto la pena...

Aprendí a decir "basta" cuando era hora de parar y descansar, dispersarse un rato o cuando algo complicado podía llegar a volverse un martirio, como pasó con el empapelado: a veces, en el ansia de impecabilidad me digo que puedo todo, como por ejemplo sacar todo el papel que está pegado a la pared desde los años '60, debajo de la pintura... Y pasada una tarde tuve que reconocer que no, que podía hacerlo, sí, pero que era inútil perder tanto tiempo en eso cuando se podía solucionar de otra manera (ya que estamos, luego de toooda una tarde luchando con el papel, aprendí que se saca mojando la pared. ñeeeeee). Ya lo sacará alguien que tenga menos cosas que tejer ^_^

¡Viva el enduido!




Así que aprendí muchas cosas en estas semanas.

Pero recién hoy siento haber aprehendido algo realmente valioso: me aprehendí yo misma como a un ladrón con una bolsa llena de flaquezas y de sentimientos negativos que mejor que se los roben.

Me aprehendí esperando la valoración del otro en vez de valorarme yo misma (si alguien te dice que no te paga porque en el orden de prioridades todavía no existís, lo peor que podés hacer es sentirte desvalorada, deprimida y con el pequeño ego artista roto en cuatromil pedacitos. Se los digo por experiencia).

También me aprehendí enojada conmigo misma pero culpando a otros, compadeciéndome y dejando el fijador sobrante en el balde con la esperanza de que los dos litros se evaporaran solitos (impulso primario ante el no saber dónde corno se tira el fijador sobrante: ¿y si lo tiro por el resumidero y luego se fijan las cosas en los caños? ¿y si lo tiro en el inodoro y pasa lo mismo? ¿será fertilizante, lo podré tirar en el parque?).

Llegué a la noche con todo fijado, hasta el malhumor, y ahí llegó mi amiga Geo, la tierra que a mí me recontra falta, según la astrología, la amiga práctica que sabe cómo orientarme en este mundo cuando estoy así, sobre-aireada, y metafilosófica hasta el punto de comerme yo misma.

Digamos que apareció Geo para acomodarme los tornillos flojos.



Y me pasó un video de un señor que estuvo 13 años (4646 días) preso durante la dictadura uruguaya y que, para no perder la noción de la vida, se escribió un calendario-diario con todas las pequeñas cosas que iban pasando en el día. En la prisión. Lloré, obvio que sí. Pero de emoción, porque con ese pequeñísimo testimonio me recordó qué estaba haciendo yo antes de enojarme porque me habían pisoteado el pequeño ego artista:

Yo estaba "apropiándome del espacio y de las propias posibilidades", estaba "llenando de sentido cada día con acontecimientos", estaba "viviendo, no sobreviviendo". Y eso es lo que siempre quise, desde que aprendí a querer cosas buenas para mí misma. Entonces, no hay ego dolido ni enojo ni mal humor cuando recuerdo que estoy más viva y conectada conmigo misma que nunca antes.

¿No me pagan? No importa, total, yo tejo y escribo y pinto mis paredes y construyo mi castillo aunque no me paguen. En este preciso momento lo estoy haciendo, estoy escribiendo luego de haber pasado fijador -yo solita- a todo el living, del piso al techo, y cuando termine de escribir voy a agarrar los hilos, la aguja y voy a tejerle el regalo de cumpleaños a Geo. Mis prioridades son éstas; poder, hacer, aprender, querer, crecer, compartir y dar gracias por los malos ratos: es cuando más aprendo.

Les dejo el video, para que lo miren si tienen ganas y después me cuentan :)



Y lo último: Mirando el video pensé en mi Frasco de la Felicidad, en el que todas las noches meto un papelito con las cosas más felices del día. La idea (nos la dio Elizabeth Gilbert a fin de año) es escribir una cosa, la más feliz, pero cuando empiezo con una, aparece otra, y luego otra y otra... El día está lleno de pequeños grandes momentos. Incluso cuando estamos de mal humor.

Hoy, en este día muy especial, uno de los grandes momentos fue esta charla con mi amiga y las lagrimitas que me sacó el testimonio del video, cuando acepté que el que duele y se enoja es mi ego, no mi ser.

Gracias :)




  ♥