martes, 24 de diciembre de 2013

¡Feliz Navidad!


¡Buenas y santas, queridos y queridas! ¡Volví! ¡Sí! Ayer pensaba que no había logrado publicar más de dos posteos en el blog, al igual que el año pasado, y que quizás era la maldición de los 2 posteos 2. Pero aquí estoy, aprovechando un rato quieto luego de estas semanas llenas de cosas, idas y venidas en las que ni siquiera tuve tiempo para sacar fotos a lo que iba ocurriendo. Hoy, por fin, tuve tiempo, no sólo de sacar fotos para el saludo navideño, sino también de tomar mate con gente querida a la que no veía desde hacía mucho y ¡armar mi arbolito! 
No fue posible colgarle las flores tejidas a crochet como había pensado porque el pinito que tengo es muy pequeñín y tierno y las flores se volteaban y quedaban patas arriba. Así que por este año queda desnudo, salvo un par de cosas que pude adosarle sin lastimarlo, y el cubre maceta que tejí de un tirón antes de la foto.

Maldición de los 2 posteos 2: in your face.

He vuelto para desearles a todos los que se asomen por aquí una muy feliz Navidad. Recuerden que se festeja el nacimiento de un niño que de grande propuso amor y esperanza, así que busquen a ese niño que tienen adentro y amen y tengan esperanza sin pudores, sin rencores, completamente en serio y con impecabilidad, como lo hacen los niños al jugar, al hablar, al vivir. Así, tal cual :)

♥Abrazo de oso para todos y todas♥








jueves, 12 de diciembre de 2013

De árboles y espíritus


Este año pasó con tanta rapidez que parece increíble ya estar a unos pocos días de la Navidad. Doce días. Menos de dos semanas. Y generalmente el momento llega antes de que yo pueda llevar a cabo lo que me haya propuesto. Pero este año, no. Este año, contra viento y marea, cumplí con muchas de las cosas que me propuse, así que no veo por qué debe cambiar eso ahora, justo en tiempos de espíritu alto.



Claro. En mi lugar en el mundo este año no hay mucho espíritu navideño, más bien hay espíritu bélico y el otro día, mientras leía en FB cómo amigos, conocidos y diversos contactos vibraban y resonaban con la tristeza, la rabia y por sobre todo, el odio, compartiendo imágenes y posteos negativos no sé con qué burda esperanza, me encontré pensando cómo me gustaría estar en un lugar donde el espíritu navideño sea sagrado, donde nada, absolutamente nada, logre bajar la buena voluntad, los buenos deseos para con el prójimo ni las tradiciones de estas fechas. Este año, en mi lugar, vi muy pocos arbolitos de Navidad, muy pocos pesebres, nadie me dijo, todavía, felices fiestas. Al contrario, hay gruñidos y malas caras donde quiera que vaya.

Mamá armó el arbolito en su casa y cuando me pidió que le sacara una foto me encontré diciéndole que estaba agotada, que no tenía ganas de ir a mi casa (al lado) a buscar la cámara. Y esa noche me quedé pensando: qué mala onda, ¿de dónde salió? Y, ¿de dónde va a salir? Por ósmosis, del clima general en el que termino inmersa si no me cuido. Tengo que ser un poco como Pancha y reírme de todo:



Entonces se me ocurrió que este año podría armar por primera vez un arbolito de Navidad en mi casa. Como para combatir tanto anti-espíritu, digamos. En verdad, lo que me propuse fue que nada, absolutamente nada, lograría bajar mi buena voluntad, mis buenos deseos para con el prójimo ni las tradiciones de esta fecha. El único inconveniente, más grande que el odio generalizado mismo, es Tuna.


 Sí: Tuna hará con mi arbolito de Navidad lo mismo que hizo con el potus, con el crotón, con las alegrías del hogar y con cuanta cosa verde y tiernita encuentra: masticación absoluta. Me pregunto si alguna vez podré tener un árbol de Navidad de esos enormes y llenos de cosas. No. La verdad es que de sólo pensar en armarlo me voy a dormir, y ni hablemos de la imagen de Tuna trepada y sacudiéndolo hasta terminar, ambos, en el piso.

Así que me puse a pensar en qué tipo de árbol podía llegar a tener en casa. Los de plástico, en las tiendas, están tan caros que ahí sí, espíritu Navideño menos diez. Pensé en repetir uno que hizo mamá una vez, invento de Tío Manuel, con cañas tacuara, pero si miran la foto, verán que más que árbol de Navidad es Disneyland para Tuna... Así que no, tampoco.



Recordé que el año pasado había tejido uno tamaño mini para colgar en el arbolito de mamá, éste:


Busqué patrones de árboles tejidos y los que más me gustaron fueron este y este. Al final, y luego de varios intentos no tan fallidos, quedaron así:




Ah, perdón, así: Ta-taaaaaaannnn!




Pero aquí no termina el viaje. No, no. 



Mientras comía unos corderitos que me hizo mamá (ponerle onda al día da sus frutos), cayó la luz eurekosa sobre mí y recordé los pinitos que compró mi hermano Luis. Recordé también el blog de Lucy, más exactamente este post. Así que se imaginarán que ya tengo árbol navideño bien Corita... Bueno, tengo, tengo, es un decir: tengo la idea. Ahora me toca traerla a la realidad. ¡Jo-Jo-Jo!

¡Y FELICES FIESTAS!

¡Este Papá Noel está conmigo desde mi primera Navidad, hace 32 años!



♥ ♥ ♥





martes, 10 de diciembre de 2013

En este año...

Ya pasó más de un año desde que abrí el blog... ¡Cómo vuela el tiempo! Y más rápido vuela si estamos haciendo cosas, así que la pena que me da no haber registrado -como esperaba- el día a día de mi hobbie, se compensa con la felicidad que me da mirar hacia atrás y descubrir que este año estuvo tan cargado de cosas que la virtualidad quedó de lado: fue un año de vida real y absoluta.

Y Alma Mishto pasó de ser un hobbie a ser una actividad full time. No puedo decir que es un trabajo porque la paso muy bien tejiendo y es como si estuviera de puro ocio, despuntando el vicio de la aguja, así que digamos que es mi ocupación. De esto me ocupo día a día y cada día con más ganas.

Miren lo que ha estado pasando este año, desde aquella cartera que comencé aquella vez:


Diciembre de 2012

Tejiendo para el arbolito, disfrutando del solcito, Mú, Tuna y yo, cocinando madalenas y volviendo al viejo hobbie de tejer carpetitas en hilo, como me enseñaron allá por mi primera década♥ 







Enero 2013

Pile, sol, verde y niños de días en La Reja, mantita #1 casi casi terminada, innumerables flores y la reaparición de las galletitas del zoológico ¡Las mismas que le convidaba a los monos cuando era chiquita!





Febrero 2013

Viajé a Córdoba y me reencontré con Villa Allende, una pequeña ciudad saliendo del ejido urbano en la que viví de chica. Ahí fue donde tuve mi primera gata, donde mi prima me enseñó a tejer a crochet, donde escribí mi primer cuento, mi primera carta de amor, donde empecé a leer como loca gracias a la Biblioteca y sus virtudes... Pf! Tantos recuerdos... Allí me gustaría vivir otra vez, en algún momento, porque hasta las fotos salen con color Villallendiano♥
Mantita #1: Terminada!





Marzo 2013

Vuelta de las vacaciones, mi amigo que me trajo un libro de ♥Levrero♥ desde el mismísimo Uruguay, nuevos lápices Moka para mi colección, los primeros frescores asimilados con tortas fritas, los últimos rayos calentitos del sol aprovechados por Pancha, la wiphala, las kokedamas y tanto ¡pero tanto chocolate! Era absolutamente necesario para comenzar con pura energía las actividades anuales, obvio.





Abril 2013

Moka, además de lápices, me regaló las tarjetitas para Alma Mishto (una diosa), por primera vez compré mucha, pero mucha, lana junta, incursioné con los aros, hice escarapelas para las futuras fechas patrias, descubrí ♥Mumford & Sons♥ e hice mucha fiaca con mis gatas en las tardes de lluvia. 





Mayo 2013

Volvieron los esperados días de locro en familia, pasó a visitarme una arañita curiosa en un descanso del tejido, y lo más maravilloso de Mayo: participé por primera vez de una feria de artesanos con Alma Mishto ¡y me encantó! Descubrí que mi hobbie se podía convertir en un medio de vida... ¿y quién no quiere vivir de algo que adora hacer?
Escarapelas y pajaritos: éxito de la feria☻ (cambié algunos por macetas pintadas por jóvenes de unos... 5 y 8 años)





Junio 2013

Promediando el año ya tenía un montón de pedidos: gorras, flores, alfileteros, carteras, banderines... ¡mes productivísimo, junio!




Julio 2013

Para combatir el frío incursioné en el mundo de los amigurumis. Un viaje de ida, les aviso. Nacieron las calitas de mamá y papá, Mú aprovechaba para ponerse al más mínimo rayito de sol, peleando contra el frío y nacieron ♥Cactus y Leoncito♥ El primero se fue a la nueva casa de una amiga y el segundo se fue de la feria, destino: un bebé.
Los banderines: Regalo de cumple para mi amiga Gabu, una especie de ángel que me alentó, me llevó a la feria y me bancó en todas este año♥





Agosto 2013

Me encanta agosto porque es el cumple de mamá y porque queda un mes para el mío, así que empiezo la cuenta regresiva de sólo pensarlo. Tan ansiosa me ve que ¡me regaló una caja para té por anticipado! Tuve un pedido extrañísimo en agosto: ¿acaso me interesaba hacer el paso a paso para una revista de crochet? Y claro, el sueño de la piba, no lo pensé y dije ¡sííííííííííí! Y así, contenta, puse manos a la obra, todo mechado con creaciones amigurúmicas, en busca de mi amigurumi ideal. Como el amor.
Hermano Luis me regaló un pequeño cactus y yo me regalé un anillo asteroide.





Septiembre 2013

Mi mes favorito. Porque es mi cumple, porque empieza la primavera y porque todo el mundo se alegra de que se aleje un poco el frío de una buena vez. Tejí muchas cosas y nacieron los Gatos ¡algo que no podía faltar en mi currículum! Pero también llegó a mí el patrón de unos Minions muy tiernos y ya hice como veinte. Todo el mundo ama a los Minions, es increíble. Bueno, tan increíble no: son divinos.
Tuve fiesta de cumple, por supuesto, y me regalaron el Macanudo #10 de Liniers y Líneas Paralelas de mi querido ♥Charly García♥. ¡Hermoso mes, septiembre!




Octubre 2013

En octubre florecieron las Clivias y el Ginkgo se puso como loco. Me encargaron Mantita #3 para una beba y una ♥Olga♥ para una adulta muy payasa, sabia y buena onda. Octubre se pasó volando. 




Noviembre 2013

Un mes triste, porque Mú nos dejó y se fue a volar por el Universo con otras gatitas claras. Pero con Tuna combatimos la tristeza mimándonos entre almohadones, mantas, pajaritos y otros bichos amigos. Nacieron los Gatos Mú, en honor a mi ♥Mú♥ viejita. Mientras me despedía de ella, una amiga muy Mishto (la conocí luego de un recital de Gogol Bordello, la banda que toca Mishto! y que me energiza para hacer y hacer y hacer) me mandaba un logo para la página y me hacía pensar: debería volver al blog. Debería volver y contar todo lo que pasó este año, así el año que viene, como hoy, miro atrás y no me arrepiento de nada.